Taxi – VTC

AUDIO: Parada de Postas (Onda Cero 1-Febrero-2019)

Buenas tardes, Arturo,

En estas semanas, destacan las noticias sobre el conflicto entre el sector del taxi y las VTC. No resulta un asunto de opinión sencilla y cada parte esgrime sus argumentos, tanto defensivos, como ofensivos.

Por un lado, nos encontramos ante un servicio calificado como público: el transporte de viajeros en áreas urbanas, con un fuerte arraigo en el entorno nacional y con una estricta regulación por parte de la Administración. La tendencia en el entorno europeo se orienta hacia la progresiva reducción de los límites a la libre competencia en cualquier ámbito. La dificultad estriba en cómo, y en que plazo, se realiza la transición.

Desde la óptica de un sector que se define como “servicio público”, las paralizaciones que se están observando en Madrid y Barcelona, parece que no cuentan con las necesarias condiciones de servicios mínimos.

Lo cierto es que fruto de las barreras de entrada, derivadas de la regulación administrativa, la entrada de los nuevos actores en competencia pone en riesgo la continuidad del sector en el marco tradicional y puede suponer una depreciación significativa del valor de mercado, tanto de las licencias, como de sus resultados de explotación.

Por el contrario, empezamos a conocer el impacto que esta situación está provocando en el empleo de las empresas de VTC. En el caso de Barcelona, se estima que la retirada de operación de las plataformas puede suponer la pérdida de más de 3.000 puestos de trabajo.

Nos enfrentamos a un asunto complejo, donde confluyen la defensa de un sector tradicional y fuertemente regulado, con la irrupción de nuevos modelos de negocio alternativo sustentados por las nuevas tecnologías, la consideración de que y como deben definirse los servicios públicos de transporte y el interés de los consumidores.

En este último punto, la posición de los usuarios, vemos como el crecimiento de las VTC se ha producido por la favorable acogida de los viajeros por diversos motivos que sería preciso tener en cuenta antes de tomar decisiones.

Arturo, nos encontramos aquí con un caso más, y no será el único, de conflicto de intereses no solo entre actores tradicionales y nuevos competidores, sino de la variación en el comportamiento y decisiones de contratación del ciudadano que demanda el servicio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s