Control de jornada y realidad laboral.

AUDIO: Parada de Postas en Onda Cero (10-mayo-2019)

Buenas tardes, Arturo,

Este domingo, 12 de mayo, entra en vigor la regulación que obliga a las empresas a llevar un registro diario de los horarios de la jornada laboral de cada uno de sus empleados. El texto modifica la ley sobre el control de la jornada ya en vigor desde 2014 y que, hasta el momento, solo se aplicaba a los contratos laborales a tiempo parcial.

 Su incumplimiento supondrá una infracción grave de la Ley del Estatuto de Trabajadores y una multa de hasta 6.250 euros, aunque podrá escalar hasta los 187.515 euros en caso de impagos reiterados de horas extraordinarias o si se enmascaran como otros conceptos.

Esta nueva modificación no especifica cómo debe aplicarse dicho control, es importante poner énfasis en que la obligación debe cumplirse diariamente. En este caso, la normativa española es más exigente que la prevista por la UE, en la que el control obligatorio es mensual.

El objetivo principal que se pretende alcanzar es el control de las horas extras, cuyo límite anual, establecido en el Estatuto de los trabajadores, es de 80 horas.

Los datos se podrán usar para establecer sanciones disciplinarias, siempre y cuando se haya informado expresamente a los trabajadores.

Al respecto, las empresas cuentan con múltiples sistemas de registro como plataformas de tipo manual, informático o por control remoto.Sin embargo, hay dos requisitos básicos: la fiabilidad y la imposibilidad de que su información pueda ser modificada a posteriori.

La organización y documentación del registro de la jornada se establecerá bajo acuerdo con la representación legal de los trabajadores.

El registro de la jornada en la práctica hace necesaria la elaboración de una política de tiempos de trabajo y descanso. También se tendrán que recoger, como mínimo: la política de horas extras y condiciones para su realización y reconocimiento; el sistema bajo el que operará la distribución irregular de la jornada; las condiciones de ejercicio de los derechos de conciliación de la vida familiar y laboral y las condiciones de preservación del derecho a la desconexión digital. Asimismo, se recogerán los tiempos de presencia en el trabajo que no son de trabajo efectivo y que, hasta la fecha, se consentían como parte de nuestra cultura y los tiempos de trabajo efectivo en los que se producen alargamientos de jornada no solicitados por la empresa. El Registro de Jornada plantea la cuestión de qué hacer con la flexibilidad que la empresa muchas veces demostraba, al no descontar pequeñas ausencias o distracciones del personal

Son muchos los interrogantes que surgen en torno a su aplicación, de ahí su controversia. choca con la flexibilidad horaria, la medida va en contra de las tendencias actuales que demandan una mayor libertad en la gestión de las jornadas.

Uno de los puntos que suscita más incógnitas es el del cómputo de los viajes de trabajo. Aunque se incurra en cierta privación del tiempo personal –que habrá que computar–, un desplazamiento también incluye tiempo de descanso.

Arturo, parece que esta norma precisa de un Reglamento que contemple las peculiaridades, circunstancias horarias y las modalidades que usen las compañías en la prestación de servicios. La realidad de empresas y trabajadores es mucho más amplia de lo que se puede recoger en una normativa oficial. Es deseable que el desarrollo futuro contemple márgenes de flexibilidad que hagan compatible la seguridad laboral y una realidad social y empresarial tremendamente cambiantes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s