Inquietud industrial y tecnológica.

AUDIO: Parada de Postas en Onda Cero (24-mayo-2019)

Buenas tardes, Arturo,

La guerra comercial entre Estados Unidos y China sigue mostrando su peor cara a través del impacto en las industrias europeas y españolas. A esto se ha sumado, esta semana el conflicto tecnológico centrado en Huawei.

En el sector industrial, estamos viviendo, en Asturias, una sucesión de cierres y recortes que tienen, entre otros, su origen en las medidas proteccionistas del Presidente Trump y la reacción China.

Arcelor Mittal ha anunciado fuertes recortes en su producción siderúrgica en Gijón y Avilés (700.000 toneladas, que suponen un 16% sobre lo alcanzado en 2018), unidos al anuncio de medidas laborales, como la reactivación del ERTE de 2009 (afecta a más de 500 trabajadores), adelanto de prejubilaciones y paradas en talleres.

Las causas de esta situación se centran, según la empresa, en el incremento de importaciones de países extracomunitarios, la reducción de la demanda de acero en la Unión Europea, así como, en los mayores costes de CO2 y de la energía en España.

Por otro lado, hemos conocido, también, el veto impuesto por Estados Unidos al gigante chino Huawei. Esta medida ha tenido efectos en cascada: Google no suministrará su sistema Android, ni sus apps a los móviles de Huawei y otras tecnológicas, como Intel y Qualcomm tampoco le venderás sus productos.

Huawei es el segundo mayor vendedor de móviles del mundo y el principal suministrador de la tecnología 5G. En España tiene una cuota del 20% del mercado de smartphones libres, sin contar las ventas de las operadoras.

Al margen de las posibles reacciones del fabricante chino y sus planes alternativos, de momento se ha producido una fuerte alarma entre los usuarios que asisten, impotentes, a como sus equipos pueden dejar de prestar servicio en los próximos meses.

Está por ver como afectará a las infraestructuras tecnológicas que se venían orientando hacia el 5G y, que ahora, parece precisar de nuevas opciones que no pasen por el proveedor chino.

En esta convulsión, se hace más necesaria que nunca una política europea firme, que haga frente a los desafíos externos y acciones nacionales que permitan que nuestras empresas puedan mantener sus niveles de competitividad.

En España y en Asturias, especialmente, tenemos un sector industrial muy sensible a los costes energéticos y a las políticas ambientales. Ambos factores deben contar con medidas de corto y largo plazo que favorezcan la continuidad de su producción y el mantenimiento de la rentabilidad y el empleo.

Arturo, la globalización no es solo un concepto macroeconómico. Siempre acaba llegando a todos y cada uno de nuestros hogares.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s