Incertidumbre

AUDIO: Parada de Postas (Onda Cero 29-11-2019)

Buenas tardes, Arturo,

De todos es sabido el impasse que sufre la situación política en nuestro país y de muchos es el temor a una recesión que se avecina.

A diferencia de la última gran crisis, ahora existe un consenso en la previsión de que los nubarrones se acercan a las economías occidentales.

El impacto, como siempre, será más fuerte en los países con menor capacidad de resistencia y demora en la reacción.

Tal parece que las noticias sobre la ralentización de los indicadores económicos (exportaciones, PIB, empleo, etc.) pasan por los telediarios como titulares a pie de pantalla.

Las políticas monetarias ultra expansivas de los principales bancos centrales del mundo no logran reactivar la economía. Las últimas previsiones de la OCDE apuntan a un retroceso acusado del crecimiento en casi todas las economías avanzadas. Destaca el frenazo de la zona euro, con un crecimiento esperado apenas inferior al 1% anual durante el bienio 2019-2020 sin que se perciba una reacción a las potentes dosis de estímulos monetarios que se vienen inyectando desde el año pasado.

Los resultados de la economía española, aunque algo mejores, no se desmarcan de la tendencia a la desaceleración.

La inversión se enfría en la OCDE y se detiene en la zona euro, con un crecimiento de apenas el 0,3%, cuando oscilaba en torno al 3,5% en años anteriores. Y en todos los países son las empresas menos viables las que se benefician de la financiación barata -un riesgo inherente a la política de “dinero gratis”-.

Este panorama ensombrecido está siendo aparcado por negociaciones políticas que, más temprano que tarde, aflorará y afectará a nuestra economía general y a las economías particulares de todos y cada uno de nosotros.

Lo que los partidos dejan trascender sobre los eventuales pactos de investidura y las previsibles condiciones posteriores en el ejercicio del Gobierno no hacen más que aumentar la incertidumbre y generar un clima de inseguridad sobre cuales van a ser las reglas del juego y los nuevos marcos normativos.

Arturo, hoy, más que nunca, España precisa estabilidad y criterio en la política económica. Nunca lloverá a gusto de todos, pero se avecinan tiempos en que deberán tomarse decisiones y aplicarse políticas firmes. No parece que la vulgarmente llamada “geometría variable” sea una buena base.